La Militancia peregrina al Santurio Original

La Militancia Peregrina al Santuario Original

image Nos comentaba una militante peregrina que en Schönstatt siempre se recibe algo nuevo y profundo, aunque los cuarenta matrimonios de la Militancia de la Liga de Familias de Madrid y Cataluña, que este fin de semana peregrinamos allí, a nuestro terruño, junto al P. Carlos y la Hna. María del Mar, quizás no sospechábamos cuanto.

Sin duda dos días de emociones intensas, que no han tenido otro objetivo que ir al encuentro personal, matrimonial y comunitario, de un modo u otro, con el Padre fundador. Por eso todo lo que hicimos allí fue profundizar en el conocimiento como tal, cada acontecimiento fue una excusa, atendiendo al deseo de Jesús de que todos seamos uno….

 

image image Así el viernes, día de Alianza, siete matrimonios en formación se consagraron como militantes, al modo de los primeros congregantes con el Padre, en el Santuario Original. María y Toni, Marta y Álvaro, Maca y Paco, Keka y Diego, Sofía y Jorge, Lourdes y Ángel, aportan a la Militancia un enorme entusiasmo, espíritu de entrega y unidad, de lo que hace gala su lema: Unidos con alegría, servimos a María.

imageOímos al Padre en las oraciones matinales, en la visita al Jardín de María en Metternich, donde la Hna. María Andrea nos habló del 20 de enero y el espíritu de filialidad creado en torno al Padre, así como de la alegría sufriente de la Hna. Emilie Engel. Unidos disfrutamos en la cena en el Maximilians, donde nos expandimos tanto como nos recogimos en la tumba del Padre, momento de velas, rezos y canciones, de compromisos y vinculaciones, y por la mañana atentos al hermoso testimonio de la Hna. Mattia, hija del Padre Kentenich. No pudo haber mejor final que acabar el domingo 20, festividad de Cristo Rey y cierre de la puerta del Año de la Misericordia, con la celebración de la misa en el Santuario Original, donde pedimos por el resto de hermanos militantes que no habían podido peregrinar y sus necesidades.

Un encuentro inolvidable, cansados pero felices, de saber que por encargo de la Virgen María, si nos ponemos en las manos del Padre fundador, éste nos llevará a Jesús y por Él a Dios Padre.

Ana y Miguel

imageimage

imageimageimageimageimageimageimage