33 Años de la Militancia en Madrid

Ana y Miguel jefes de Militancia, nos transmiten su alegría por la celebración de los 33 años de Militancia. Os adjuntamos un vídeo  que han realizado en el que nos cuenta la historia , sus 51 matrimonios y sus asesores.   Pincha https://youtu.be/XlXoN5AFbDA

o en Dropbox

https://www.dropbox.com/s/g1eppx0vr000oub/militantes.mp4?dl=0

 

“Estamos de celebración con un sonoro número, porque el pasado viernes 19 de mayo se cumplieron 33 años de la fundación de la Liga Apostólica de Familias de Madrid, cuando varios matrimonios, acompañados de un padre asesor, decidieron dar el paso de establecer una comunidad abierta dentro del Movimiento, a la par que cinco de ellos se consagraban como militantes. De este modo, Liga y Militancia nacían unidas, para que la segunda pudiera ser, desde el principio, luz para la primera, en el compromiso hacia los fundamentos de Schoenstatt, la Virgen María en su Santuario, de la mano del Padre Kentenich.

Hoy queremos recordar sus nombres, pues aquellos pioneros fueron: Elena Lazo de la Vega y Óscar Löhmuller, Mercedes Marín y José Luis de Beas, Pilar Samaniego y Agustín Santori, Gloria Wassmann y Julián Monedero, más Inge Weber y Carlos Abollado, que asumían también la jefatura de la Liga, siendo su padre el P. Jorge Zegers, quién precisamente pasa estos días junto a nosotros, celebrando sus bodas de oro sacerdotales. Su disposición encerró una actitud heroica, sin miramientos hacia el devenir, en la que, todos los que en estos años hemos venido sumándonos a la Militancia, queremos sentirnos reflejados.

Sumamos 41 matrimonios militantes, aunque algunos hayan partido ya a la Casa del Padre, y hay 10 en camino y formación. Una Militancia grande para una Liga Grande, un sueño realizado de matrimonios y asesores, Padres y Hermanas de María, que en los últimos años ha vivido un fuerte impulso, una Militancia unida por vínculos cada vez más estrechos y familiares entre sí y con el padre fundador, dispuesta a llevar fuego a todos los corazones de la Liga, Schoenstatt y la Iglesia, para que Jesús, con María, pueda seguir salvando el mundo.

Decía el Padre Kentenich que “Héroe es aquél que consagra su vida a algo grande”, y en ello estamos.”

 

Ana y Miguel Lasso de la Vega .