Schoenstatt

schoenstatt1Schoenstatt es un Movimiento Apostólico internacional, una irrupción carismática en el seno de la Iglesia para nuestro tiempo suscitada por la acción del Espíritu Santo. Asume la tarea de formar una familia eclesial que ejerza su misión profética a partir de la identidad profundamente mariana de su carisma fundacional, en servicio desinteresado
a la Iglesia.


“El amor a la Iglesia nos ha urgido a llamar a la Obra a la vida, o mejor dicho, a suplicar a Dios que realice en nosotros su misión para bien de la Iglesia.” (P.JK)

Un lugar, una historia

Muy cerca de Coblenza, donde confluyen el Rhin y el Mosela, se encuentra Schoenstatt, un hermoso lugar en el corazón de Renania (Alemania). En el siglo XII el obispo de Tréveris le regaló a unas monjas agustinas un terreno que él mismo calificó de “eyne schoene Statt”, “un lugar bello” y que ocuparon hasta el siglo XVI en que se vieron obligadas a abandonarlo.

schoenstatt2Muchos años más tarde, a principios del sigo XX los Padres Pallottinos adquirieron el terreno y se instalaron allí inaugurando en 1912 un seminario menor. La dirección espiritual de los seminaristas recayó en el joven Padre José Kentenich (contaba 27 años de edad) que sería más tarde el fundador de la Obra de Schoenstatt, que toma su nombre de este lugar. El centro espiritual de la Obra será una pequeña capilla que estaba abandonada, siendo restaurada por los mismos estudiantes, en aquel entonces miembros de una congregación mariana fundada por ellos con la orientación del P. Kentenich. En esta capilla, y frente al enorme desafío de la guerra que se inicia (la 1ª Guerra mundial comenzó en agosto del 14), el Director Espiritual propone a los jóvenes consagrarse a la Santísima Virgen y ofrecerle todos sus esfuerzos por empeñarse seriamente en su autosantificación y el cultivo de un fuerte espíritu apostólico. A cambio le piden a la Stma. Virgen que se establezca en aquella capilla, la transforme en un lugar de gracias y de peregrinación; un taller donde se forjen personalidades santas y apostólicas y donde Ella se manifieste como Madre y Educadora de los corazones juveniles, para que, en el desafiante tiempo actual, puedan seguir a Cristo con radicalidad y comprometerse como apóstoles en al construcción de su Reino.

Era el 18 de Octubre de 1914, en Septiembre acababa de estallar la primera Guerra Mundial y esta consagración y compromiso mutuo con María denominada “Alianza de Amor” pasó a ser el acto fundante y constitutivo de Schoenstatt.

La historia ha demostrado que la Stma Virgen aceptó la Alianza propuesta por el Padre Kentenich junto a los jóvenes y que el Santuario se ha convertido en hogar espiritual y taller de formación para todos aquellos que acuden allí con fe. Desde este lugar, Ella reparte abundantemente las gracias de arraigo espiritual, transformación interior y envío apostólico. La Stma Virgen, como Madre nuestra que es, cobija, educa e implora incansablemente para cada uno la luz y la fuerza para cumplir la vocación apostólica de todo cristiano; apoya y hace fecunda la acción desde el Santuario para transformar la sociedad llenándola del espíritu de Cristo.


“Se trata de tu Obra, (María) ¡glorifícate!”

Una Familia espiritual internacional

schoenstatt3El Movimiento apostólico de Schönstatt, en virtud de la Alianza de Amor con la Stma. Virgen, se concibe a sí mismo y se estructura como una Familia espiritual. Desde el principio el Fundador y sus seguidores la fundación se relacionan en una profunda vinculación familiar que ira desarrollándose y enriqueciéndose a través de la historia de la fundación. La Madre tres Veces Admirable, el Fundador y el Santuario constituyen los tres puntos de contacto esenciales: son padre, Madre y hogar, indisolublemente unidos, y constituyen el origen vital de la construcción y desarrollo de la Familia de Schoenstatt. En este marco cálido y familiar, se va forjando una conciencia de fraternidad que impulsa a la comunión de bienes, de ideales y de corazones, procurando una cohesión y eficiencia apostólica, testimonio cristiano para la renovación del mundo.

Schoenstatt es una familia internacional, compuesta por multitud de personas de diversos países y diferentes ámbitos culturales. Como en toda gran familia espiritual existe el desafío de construir la unidad en la diversidad. Sus miembros afrontan las tensiones sabiendo que éstas son parte integrante de la vida y que en la medida que el respeto, la confianza mutua y la solidaridad, alimentadas por la oración, sean las actitudes fundamentales, crecerá la auténtica comunión fruto de un vivir en, para y con el otro.